RSS

Un paciente con piel de goma

06 May
Es un robot, pero siente y padece. Incluso, habla o se queja cuando cree que las cosas no van del todo bien dentro del quirófano. Se trata de un simulador de pacientes, un sofisticadísimo maniquí con tecnología 3G incorporada que ayer se convirtió en la auténtica estrella para la investigacion de la IV Reunión de la Sociedad Astur-cántabra de Anestesiología, Reanimación y Tratamiento del Dolor (SACAR) que se celebra en Cabueñes. El muñeco, impasible a los comentarios que generaba su presencia, concitó hasta la admiración de la propia alcaldesa, médica de profesión. «Es una auténtica maravilla tecnica, una pasada», aseguró Carmen Moriyón tras ver cómo funcionaba.
Este simulador de enfermo, al que se le puede cambiar el sexo e incorporar una panza de embarazada, entre otras muchas cosas, no es un maniquí al uso. Para empezar cuesta 60.000 euros. Se le puede auscultar, intubar o ponerle drenajes. Todo lo que haga falta para que los médicos practiquen sus diferentes habilitades y pongan a prueba sus conocimientos y capacidad de reacción ante casos «poco prevalentes pero muy graves», explicó el presidente de SACAR, José Manuel Rabanal Llevot. Era la primera vez que este Centro de Entrenamiento por Simulación en Anestesia y Reanimación (CESAR es el nombre técnico del paciente virtual) visitaba Cabueñes. Y no defraudó. A lo largo de la mañana protagonizó varios casos clínicos. Hizo de politraumatizado tras sufrir un accidente de tráfico en Arriondas; también de embarazada a la que sometían a una complicada cesárea o de afectado de una apendicitis aguda. Dicen sus ‘tutores’ que salió airoso de «casi todas las situaciones».
Porque el objetivo de estos simuladores, que imitan a los centros de simulación que utilizan los pilotos de avión o las centrales nucleares, «es que los profesionales puedan practicar habilidades y adquirir conocimientos desde la práctica».
CESAR puede llegar a intimidar. Su piel se asemeja a la piel humana y «hasta abre y cierra los ojos o se le dilatan las pupilas». Cuando entra en crisis (virtual se entiende) se queja de dolor o llora. Este tipo de herramientas de alta tecnología comienzan poco a poco a introducirse en España para la formación de especialistas. «En Estados Unidos llevan más de veinte años con esto, pero aquí empezamos hace poco, unos cinco años», indicaron Miguel Ángel Bermejo y Fernando Cosío, anestesistas del Hospital de Cabueñes.
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en mayo 6, 2012 en Noticias, Tecnica

 

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: